viernes, 6 de octubre de 2017

Gartxu/Sobrio.

Gerlara abiatu nintzen momentuan             En el momento que marché a la guerra
bi egun neramatzan barean.                         llevaba dos días de ayuno.

Emakumeen usaia,                                       Podía advertir a varios metros
metrotara hauteman.                                   el olor de las mujeres.

Azala                                                             (Mi) piel
gibel prometeiko baten                               adquirió el aspecto
antza bereganatu.                                        de un hígado prometeico.

Zikin bezain duin,                                        Tan sucio como digno,
nekazarien eskuen antzera.                         cuales manos de labrador.

Nire amets kiskalietan,                               En mis sueños abrasados,
dana zolitu, purgatu eta                              todo se agudizaba, purgaba y
desagertzen zen berehala.                          desparecía al instante.

Hiru mamuen bisita jaso,                           Recib(í)r la visita de tres fantasmas,
doinu madarikatu hark                               aquella melodía maldita
adimena,                                                      dominaba constantemente,
etengabe menperatu.                                  mi mente.

Ezin ulertu zelan                                        No podía comprender cómo
Europako txanpon guztiek                        todas las monedas de Europa
balio berdina zuten,                                   tenían el mismo valor,
bertan agertutako                                       pues las efigies
pertsona ospetsuen irudiak,                      en ellas impresas
hain bestekakoak izanda.                           mostraban personas tan dispares.

Orain badakit.                                            Ahora lo se.

Bidai zentzugabea da                                 Es un viaje absurdo
nirea,                                                            el mío,
denona azken buruan.                                el de todos a la postre.

Adorea eta beldurraren,                             Vivir con el valor y el miedo
etengabeko kontraesanean                        sumidos irremediablemente,
nahitaez bizi murgiduta.                            en constante contradicción.

Hutsik, erabat,                                           Vacío, por completo,
sentitzen naz.                                             me siento.
Egia ote da?                                               Acaso es esto verdad?    

Ez.                                                               No.

Euria ari du                                               Llueve
nire barnean eta                                       en mi interior y
zizareak muzindu,                                    los gusanos se incomodan,
potroetan barrena.                                   dentro de mis pelotas.



"Yoyu" Ibarraren argazkia.                                        Fotografía de "Yoyu" Ibarra

lunes, 25 de septiembre de 2017

Rabino.

Estando una vez
en la Noche
alguien me preguntó intrigado:

¿Qué es
para ti,
un buen día?

Respondí sin pensarlo:

Un buen día es,
una comida,
una cagada,
una botella de vino
y un buen poema escrito.

Yo ya había tenido
un buen día antes.

Y ya había
escrito previamente
aquella respuesta.

La broma acaba cuando brota la risa.

Sobre mi cabeza
oteo abstraído
las nubes
que se propulsan
con celeridad.

Pululan
más ágiles
que en otros ocasos.

Es vano,
preguntarse
por su rumbo.

Al igual que con
muchas otras cosas,
ya sean abyectas
o sublimes,
me digo que:

No preciso
aprehender
toda su esencia,
comprender,
todas las condiciones
de su acaecer...

para poder llegar
a fascinarme con
su sola contemplación.

Aquí reside
el comienzo,
la mitad
del enigma,
de toda extrañeza.

Y es que,
todo tiene
más de un
solo significado.